Training on learning disabilities

for parents and teachers.

New strategies and methodologies

and ICT contribution.

2015-1-ES01-KA201-015806

Go Back

FASES DEL TRABAJO POR PROYECTOS

Las grandes acciones que nos planteamos son:

1- Argumentar, negociar y resolver:

- qué se quiere hacer

- para qué lo vamos a hacer

- qué necesitamos

- con qué lo haremos

- dónde encontrar lo que necesitamos

etc.

2- Asignar responsabilidades: quiénes van a hacer cada una de las tareas y cómo

3 -Evaluar el plan, los pasos dados y los resultados obtenidos.

Entonces, este proceso se puede hacer siguiendo estas fases (aunque es muy flexible y se puede adaptar a cada situación):

Las fases por las que puede pasar un Proyecto son las siguientes:

1-Elección del tema

• Éste quizás sea uno de los momentos más importantes, donde se pone en juego "nuestra mirada atenta" y "nuestro cambio de actitud". ¿Cómo sabemos lo que les interesa?; ¿Cómo lo abordamos con los chicos/as ?

• No suele haber un momento o lugar concreto para elegir el tema de investigación, aunque se suele terminar de elegir o de votar en la asamblea, pues suele haber varios temas, lo cual hace que la votación sea dispersa, habiendo chicos que no votan y otros que si pueden lo hacen varias veces. Por ello, utilizamos diferentes recursos que les ayuden a posicionarse y elegir un tema.

• Durante todos los momentos del día (patio, comedor, juego por rincones etc) tenemos que hacer una observación muy atenta de "lo que dicen y no dicen (hacen) los chicos " para, desde su emoción, su juego, sus palabras…, rescatar sus intereses e ilusiones. Ahora nosotros, los docentes, debemos dejar y dar cabida a todo lo mágico, misterioso y difícil. Seremos, "los ayudantes", para mantener viva esa ilusión, motivación, ese descubrimiento. Esto lo podremos hacer con preguntas sugerentes, espacios "receptores" de todas las investigaciones, así como con encuentros de análisis y valoraciones de las ideas y los trabajos de los chicos.

2-Conocimientos previos-expresión a través de diferentes lenguajes

• En este momento es cuando exploramos las ideas previas sobre el proyecto que se ha elegido. Hablamos y registramos lo que saben (independientemente de que sea correcto o no, son ellos los que tienen que descubrir después, a través de diferentes actividades, la realidad o la verdad).

• No se permite que ningún alumno ridiculice ninguna idea, por peregrina que ésta pueda ser. Sólo se impiden los comentarios hirientes.

• Tras recoger las ideas previas, nos preguntamos ¿qué queremos saber sobre el tema?:

  • Marcamos interrogantes.
  • Hacemos hipótesis.
  • O planteamos problemas asociados al tema elegido.

3- Recogida de ideas de conocimientos previos-conciencia de lo que necesitamos saber

• Una vez que hemos recogido lo que sabemos y lo que queremos saber, es hora de pensar ¿qué vamos a hacer para dar solución a todas nuestras preguntas?,

  • A la vez que organizando distintas y variadas actividades, realizando distintos tipos de agrupamientos, creando talleres que nos permitan descubrir la realidad de lo que nos preocupa, buscando información o a un experto que nos plantee la verdad que buscamos,
  • En las asambleas, trabajamos las ideas previas de los chicos, pues son éstas las que nos dan las pistas para saber ¿qué es aquello que quieren aprender?

• Es decir, es una fase importante para MANTENER LA MOTIVACIÓN. Mientras hacemos estas tareas, vamos dando forma a sus ideas previas en paneles, dibujos, murales, creaciones relacionadas con el tema…

• Sus repuestas deben ser respetadas.Todo es válido, son respuestas legítimas que los alumnos dan. Asimismo, se les enseña a respetar el que los demás puedan tener otras ideas.

• Todas estas respuestas deben ser recogidas y transcritas tal y cómo las dicen los chicos para luego hacer el libro viajero, el mural, o el dossier final.

• Aquí nuestra intervención es fundamental, pues es el adulto quien puede y debe reconducir sus ideas, sugerir nuevas preguntas, facilitarles el cuestionarse cosas etc, desde una perspectiva adulta en la que tengamos en cuenta qué es aquello que a los chicos les puede preocupar, les puede interesar etc.

• Debemos actuar como hilo conductor en todo momento, aunque sin adelantarnos a aquello que propongan los chicos.

• Las ideas previas podemos recogerlas en:

  • Asamblea (a nivel oral y luego registrado), para lo cual se puede nombrar algún secretario.
  • Cuaderno de aula.
  • Registros y anecdotario.
  • Panel de información de ideas previas (los chicos recurren a este panel con frecuencia).
  • Dibujo libre.

4-Búsqueda de fuentes de información

  • En esta fase existirá una gran implicación de las familias y de todo el personal que trabaja en el centro y de los alumnos.
  • Queremos buscar respuestas e información sobre todo aquello que nos interesa y que hemos concretado en el apartado “¿qué queremos aprender?”.
    • Para empezar mandaremos una carta a las familias, contándoles nuestras inquietudes y proyectos, solicitando su colaboración.
    • A continuación informaremos en nuestro corcho de "qué estamos trabajando", a través de murales, notas, dibujos…, con el fin de implicar a todo el centro en la medida en que nos puedan ayudar.
  • Así de esta manera, todos (familia, educadores, personal de servicio, etc) pueden traer materiales, relacionados con el tema: libros, enciclopedias, cuentos, vídeos, disfraces, murales, discos de música, etc)
  • Cuánta más variada y atractiva sea la información recibida, mejor contrastaremos ideas, sacaremos conclusiones, etc.
  • También es muy importante contar con los recursos humanos que con su sabiduría y emociones, pueden ayudarnos en este largo y divertido trabajo ¡todo vale!
  • Desde un hermano mayor, que en su afán de ser "caballero", viene a contarnos historias de castillos, como el abuelo "marino mercante" que nos ayuda a descubrir por qué "flotan los barcos", en nuestro proyecto del mar. Cuantas más sorpresas haya, mejor.
  • En muchas ocasiones, los chicos llevarán preguntas a casa sobre sus dudas. En otros momentos estas preguntas se expondrán en los murales del corcho del exterior de la clase, para que todo el mundo conozca en qué punto de la investigación estamos, y las necesidades que tenemos, para que así toda la comunidad educativa se pueda implicar y colaborar en los diferentes proyectos.
  • Para concluir, hemos de decir, que lo más importante, es que todo lo que se traiga, "venga investigado y trabajado" desde casa, desde el interés y la necesidad de cada chico, para que él, pueda presentar en la asamblea "su propia investigación" y ser de verdad, protagonista de su aprendizaje. Esta bonita tarea, la puede hacer sólo o en compañía de unos amigos que le ayuden.
  • De esta manera, iremos dando respuesta y solución a nuestras preguntas y curiosidades, desde el interés, el gusto, el disfrute por el trabajo y la investigación en grupo. Y todo al corcho o panel.

5-Organización del trabajo-investigación

  • Este es el momento en que el profesorado, junto con el alumnado, planifica, piensa, decide, organiza:
  1. Estableciendo un plan de acción conjunto entre todos: alumnos, educador y familias, en su caso.
  2. Canalizando los cauces de la investigación.
  3. Panificando objetivos que den respuesta a las preguntas realizadas, sabiendo que éstos no son ni únicos, ni definitivos, ya que la "apertura de la investigación", puede llevarnos a terrenos que aún no podemos saber.
  4. Haciendo una planificación de los distintos tipos de agrupamiento (individual, pequeño y gran grupo) que nos permita realizar las diferentes tareas.
  5. Organizando y secuenciando actividades: talleres, salidas, visitas de expertos, en definitiva planificando el proceso de búsqueda/exploración.
  6. Orientando la evaluación a través del diseño de distintos instrumentos, registros, cuaderno de aula, anecdotario, etc.
  • El educador ha de tener en cuenta que toda la planificación realizada es solo una guía, que no es definitiva y que está sujeta a cambio, ya que el proyecto es algo que realizamos día a día, y que al movernos en lo cotidiano, pueden ir surgiendo preguntas de los chicos y hechos que no estaban previstos y que nos pueden hacer reconducir lo establecido hacia derroteros en ocasiones insospechados. Pueden surgir numerosos cambios ya que al empezar a buscar, puede ocurrir que un niño descubra de pronto que en "en el Nilo hay cocodrilos", y entonces, quizá surja la necesidad de cambiar el rumbo.
  • Por tanto, es fundamental a la hora de hablar de proyectos hablar también de plasticidad y flexibilidad. Esto a veces nos cuesta a los educadores, pero si de verdad queremos trabajar por proyectos, tenemos que ser capaces de hacerlo, enriqueciéndonos y aprendiendo junto a las familias y el alumnado.
  • En esta fase es muy importante:
  1. Disponer de un instrumento de registro durante todo el proceso.
  2. Que exista una carpeta donde se vayan acumulando los materiales elaborados por los chicos.
  3. Tener un rincón en la clase sobre el pequeño proyecto con múltiples y variados elementos (libros, carpetas, vídeos, muñecos, CDs…), que ayude a recordar el tema que se está tratando y por dónde vamos.

  • Organización del rincón:
  1. Espacio: buscar un espacio adecuado, pequeño, tranquilo, cómodo para dos o tres chicos, bien delimitado para que centren la atención. Si es posible, que esté bien iluminado. Con silla y mesa para poder trabajar, y estanterías a su alcance para clasificar y ordenar los materiales que van aportando.
    En el caso de los más pequeños, podremos habilitar un espacio con alfombra que les permita ver los materiales tranquilamente.
  2. Motivación: Este espacio ha de ser motivador para los chicos, por lo que debemos cuidar el aspecto visual que este rincón nos ofrece, siendo conveniente el que haya elementos perceptivos que les recuerden el tema que estén trabajando (es muy importante que la mayoría de los materiales; posters, vídeos, libros, revistas, discos…-, sean aportados por los propios chicos y familias).

6-Desarrollo de propuestas

A la hora de desarrollar las propuestas, éstas serán variadas, diversas y motivadoras para los alumnos, respetarán sus ritmos individuales y atenderán a la diversidad, dando oportunidades a todos ellos por igual, sean cuales sean sus características, madurez etc.

Aquellas propuestas que surjan de los alumnos siempre serán las más gratificantes, ya que les hace "convertir en realidad aquello que han imaginado“.

Los adultos recogeremos estas propuestas dándoles forma (dependiendo de la edad de los chicos, la implicación será mayor por parte de ellos), preparándolas, adecuándolas y ofreciendo a los alumnos la posibilidad de llevarlas a cabo, consiguiendo así la total implicación del grupo en su proceso de aprendizaje. A veces, habrá que consultar libros, preguntar a gente cómo se hace algo… (es muy importante conocer libros de manualidades, ciencia…)

Todas las actividades se realizarán en un espacio específico para cada una de ellas. Es por ello importante el que haya espacios bien delimitados que inviten a la realización de las propuestas (rincón de la ciencia, de la plástica, de…). Así:

  • Estos espacios estarán adecuados a la edad de los alumnos, han de ser variados, procurando siempre el que sean motivadores para ellos.
  • Deben estar claramente diferenciados unos de otros, señalizados con carteles, con dibujos y letra para que los más pequeños los identifiquen con facilidad.
  • Habrá varios tipos, aquellos que inviten a: la tranquilidad y a la reflexión, al juego, a la tarea compartida, al trabajo individual, etc.
  • La separación entre los mismos la haremos con muebles bajos que permitan al adulto una clara visualización del grupo y que, sin embargo, permitan a los chicos el que puedan acceder a espacios en los que encuentren la soledad, tranquilidad, o intimidad que a veces necesitan.

En cuanto a los materiales: hemos de tener especial cuidado a la hora de seleccionarlos, teniendo en cuenta que deben ser adecuados a los chicos y a sus capacidades.

  • Estos han de ser variados y motivadores, que inviten a su utilización y no lleven en ningún momento a la frustración, por no saber su utilidad, o al aburrimiento, por ser demasiado repetitivos o poco significativos.
  • Debemos procurar que cada rincón esté completo de aquellos materiales que los alumnos puedan utilizar, que haya suficiente para todos y que éstos se cambien con asiduidad, para favorecer el entusiasmo de los chicos y las ganas de hacer, de utilizarlos, etc.
  • Debemos además adecuarlos en todo momento a sus necesidades, de manera que favorezcan la imaginación, creatividad y el proceso investigador en el que nos hemos comprometido.
  • Así mismo hemos de tener una ubicación clara de los mismos para que nuestros alumnos puedan acceder a ellos de forma autónoma, y sean capaces de cuidarlos y colocarlos con responsabilidad.

A la hora de realizar las propuestas, utilizaremos tres tipos de agrupamientos: Gran grupo, Pequeño grupo o Individual:

  • En gran grupo, porque todos nos hemos comprometido a un proyecto común, a llevarlo a cabo, a disfrutarlo, a investigar etc.

Estas propuestas de gran grupo permiten el que los chicos escuchen y sean escuchados, el que sus ideas sean tenidas en cuenta por todos, el conversar, el contar cuáles son nuestras ideas, nuestras necesidades etc. Favorecen la relación entre los alumnos, pues les hace sentirse un miembro importante dentro del grupo. Nos ayuda a conocernos a nosotros mismos y a los demás y a disfrutar con los otros.

  • En pequeño grupo: en las actividades de pequeño grupo, los chicos aprenden de los demás, imitan, colaboran, se ayudan etc.

Los chicos desarrollan sus capacidades junto a otros a la vez que desarrollan su inteligencia. Cuando realizan actividades en grupo conversan, comparan, etc y surgen conflictos intelectuales que resuelven con sus códigos particulares:

Por ejemplo: cuando uno dice a otro. "Eso no se hace así…" surge el pequeño conflicto de forma que les invita a negociar, a pensar, comparar y favorecer el que cooperen entre ellos, realizando unos procesos muy elaborados.

  • Individual: en momentos puntuales, para que los chicos sean capaces de concentrarse, de buscar recursos individualizados para la realización de sus tareas. Les ayuda a ser autónomos y a saber buscar la ayuda necesaria para la realización de las propuestas, interiorizar habilidades y conceptos, etc.

7-Evaluación

• La evaluación es una parte importante de los proyectos. En todo este proceso nos va a permitir adaptar, reconducir, ajustar, las propuestas de trabajo, los materiales, espacios, etc, a las diferencias individuales que vamos observando en cada niño y en el grupo. No queremos hacer juicios ni sobre los chicos ni sobre sus capacidades.

• La evaluación la realizaremos no sólo los educadores, sino también los chicos (autoevaluación) y de forma continua a lo largo de todo el desarrollo del proyecto con preguntas como “Qué hemos aprendido sobre…”

• Sobre el qué evaluar, no vamos a centrarnos sólo en los objetivos e ideas que habíamos planificado y que queríamos aprender (aquí analizaríamos si hemos conseguido los objetivos del proyecto). Sino también en cómo se ha desarrollado todo el proceso de investigación - aprendizaje en el desarrollo del mismo. (Si se han ajustado los tiempos diseñados por los adultos, los materiales han sido los adecuados, si el tiempo de escucha ha sido el suficiente, y si la motivación e implicación de los chicos se ha mantenido a lo largo de todo el Proyecto de innovación.

• En el cómo evaluar, debemos ser sistemáticos, para ello utilizaremos diferentes instrumentos y recursos, como el cuaderno anecdotario, dossier, trabajos de los chicos y chicas, recogida de informaciones de grupo e individuales, grabaciones de audio y vídeo, transcripciones literales de conversaciones de los alumnos, observación de sus juegos, etc.

• Las familias también pueden opinar en cuestionarios, por ejemplo.

• El dossier que realicemos contendrá toda la información de principio a fin. Recogerá la síntesis del trabajo realizado, para que quede en la clase (murales, álbumes de poesía, conclusiones escritas, cancioneros, vídeos, casetes, etc.) y nos sirva de memoria o recuerdo con el que poder recrearnos en más ocasiones. En él estarán:

  • Ideas previas sobre el tema de los chicos.
  • ¿Qué queremos aprender?
  • ¿Qué queremos hacer?
  • ¿Cómo lo vamos a hacer?
  • Carta/díptico a las familias (para informarles en el comienzo…)
  • Talleres realizados. Visitas recibidas.
  • Salidas efectuadas.
  • Actividades e informaciones que traen los chicos, dibujos, etc.
  • Quién lo ha hecho
  • Evaluación
  • Mapa conceptual, etc.