Training on learning disabilities

for parents and teachers.

New strategies and methodologies

and ICT contribution.

2015-1-ES01-KA201-015806

Go Back

EN LA EVALUACIÓN DE LOS APRENDIZAJES DEL ALUMNO (ESTRATEGIAS GENERALES Y ESPECÍFICAS)

ORIENTACIONES GENERALES PARA LA EVALUACIÓN

  1. Evaluación continua
  • Mediante la evaluación continua controlamos y valoramos los progresos que realizan, por insignificantes que parezcan.
  • Las evaluaciones deben ser más cortas y más frecuentes, pues cuando se le presenta mucha materia para estudiar se desaniman y abandonan.
  • La autoevaluación debe ser una constante en el proceso de aprendizaje. Entre el profesor y el alumno tiene que haber un cambio de información que propicie el acuerdo para llegar a una evaluación que agrade a ambos.
  • Valorar su esfuerzo por aprender tanto como lo aprendido.
  • Recordar en todo momento que para titular la exigencia estaría en los estándares esenciales de cada unidad.
  1. Cantidad y Tiempo:
  • Calendario de exámenes: Dar las fechas, al menos, con una semana de antelación.
  • Si es posible, programar un máximo de 3 exámenes a la semana.
  • No realizar más de un examen de evaluación al día, principalmente si son globales.
  • Respetar el tiempo que el alumno necesita para responder. Darle el tiempo necesario para terminar el examen.
  • Evaluar a este alumnado en las primeras horas del día.
  • Permitir un tiempo para pensar, asegurarse de que lee con atención los enunciados de las preguntas y preguntar dudas.
  • Reducir el contenido del examen, una o dos preguntas por hoja y marcar el tiempo disponible.
  • Dar unos minutos para organizar el material necesario.
  • Fragmentar el examen en más sesiones cuando sea necesario, pues su atención sostenida es muy corta.
  • Ayudarle a controlar el tiempo, es conveniente recordarle durante el examen el control del tiempo y que revise lo realizado.
  1. Contexto de la evaluación:
  • Reducir el número de preguntas por hoja.
  • Leerle los enunciados antes de comenzar el examen.
  • Combinar evaluaciones orales y escritas, si es necesario.
  • Destacar en el enunciado las palabras clave.
  • Adaptar el tiempo que necesita para hacer el examen y ofrecerle un lugar libre de distracciones que favorezca la concentración.
  • Adecuar a su estilo de aprendizaje los diferentes formatos de pregunta: de desarrollo, verdadero/falso, completar un esquema, definiciones, opción múltiple, frases para completar, en matemáticas combinar problemas con operaciones, etc. En general suelen tener más facilidad para responder a preguntas cortas o de emparejamiento.
  • Realizar exámenes cortos y frecuentes.
  • Trabajar, antes de la prueba, con muestras de formato de examen.
  • En caso de comorbilidad con otras dificultades del aprendizaje (escritura, cálculo, etc.) permitir el uso del ordenador o la calculadora para la realización de los exámenes.
  • Permitir el uso de cascos o tapones para que no tenga elementos distractores externos.
  • En los exámenes de desarrollo ir dando las preguntas y los folios de forma paulatina y nunca poner más de dos preguntas en un folio para evitar la saturación y la dispersión del alumno.
  • Cuidar el formato, evitando la letra acumulada o pequeña y usar espacios que facilitan la lectura.
  1. Supervisión:
  • Verificar que entiende las preguntas.
  • En cualquier momento el alumno puede preguntar o acceder a las instrucciones dadas al comienzo.
  • Cuando el alumno tiene dificultad para escribir o es lento escribiendo hay que facilitarle la tarea.
  • Supervisar que han respondido todo antes de que entreguen el examen (pueden dejar preguntas en o un apartado, aunque sepan la respuesta).
  • Recordar al alumno que revise cada pregunta del examen antes de contestarlo y de entregarlo. Algunos alumnos trabajan muy despacio y otros se precipitan y anticipan mal las respuestas.
  • Ayudarle a centrarse en el examen: tocarle el hombro, señalarle el folio, hacerle instigaciones y motivaciones verbales del tipo: vuelve a leerlo, párate y piensa, estoy seguro que lo sabes, etc.
  • No penalizar los errores ortográficos. La mayoría de las veces comenten errores de forma arbitraria, por su baja atención.
  • Buscar lo que sabe y no los errores.

ORIENTACIONES ESPECÍFICAS PARA LA EVALUACIÓN

  • Adoptar los procedimientos, técnicas e instrumentos de evaluación más adecuados que permitan valorar ajustadamente sus conocimientos.
  • Utilizar de modo complementario o alternativo pruebas orales, objetivas, estandarizadas o de ejecución según las necesidades del alumno/a.
  • Referir la evaluación del alumno a los contenidos que resulten básicos para alcanzar las competencias básicas y objetivos de la etapa.
  • Adaptar los exámenes a las posibilidades del alumno, sin que ello suponga reducir la exigencia con respecto a los contenidos mínimos.
  • Cuidar el formato de los textos escritos y los exámenes que se presenten al alumno, de forma que se le facilite la lectura, evitando la letra acumulada o pequeña.
  • Proporcionar las preguntas de los exámenes de una en una, distribuyendo el tiempo necesario para cada una según las características del niño/a.
  • Procurar realizar exámenes cortos y frecuentes, propiciando la evaluación continuada que también tenga en cuenta el esfuerzo por aprender del alumno.
  • Organizar el calendario de exámenes procurando que no se acumulen en pocos días y evitar que tenga que realizar dos en un mismo día.
  • Realizar preferentemente los exámenes más complejos en las primeras horas de la jornada lectiva, con el fin de evitar la fatiga, o bien fragmentarlos en varias sesiones cuando sea necesario.
  • Recordar al alumno que revise cada pregunta o monitorizar su revisión.
  • Facilitar que en cualquier momento pueda preguntar.
  • Proporcionarle experiencias de éxito, con el objetivo de que el niño pueda hacer atribuciones adecuadas: “el éxito es debido a mi esfuerzo y no al azar”.
  • Es muy útil valorar diariamente sus tareas y controlar sus progresos frecuentemente. Esto les ayuda a saber qué se espera de ellos y si están alcanzando sus metas o si van en la dirección deseada por el profesor.
  • Tienen menos dificultad en preguntas tipo test, donde hay respuestas de elección, ya que tienen dificultades en la organización y planificación.
  • Destacar las palabras claves en los enunciados con escritura a máquina y formato muy claro y expresivo (usar tinta oscura).
  • Siempre que se pueda durante la realización del examen brindarle un apoyo individual, para centrarles la atención con preguntas como: “vuelve a leer”, “párate y piensa”, “estoy seguro que lo sabes” o “termina la pregunta”.
  • No penalizar en los exámenes por las faltas de ortografía y expresión escrita e introducir ejercicios específicos para evaluar estos aprendizajes.
  • Anticipar un entrenamiento específico de aprendizaje de los diferentes formatos de pregunta y exámenes que se le van a pedir en las diferentes asignaturas.
  • Introducir diferentes tipos de examen (ej. oral, tipo test, rellenar huecos, etc.) para valorar cuál es el que mejor se adapta a las destrezas del alumno para expresar su nivel de aprendizaje en cada área.
  • Posibles instrumentos de evaluación a emplear con el alumno:

Análisis de textos

Investigaciones

Charlas

Juegos de simulación

Cuaderno de clase

Lista de control

Cuentacuentos

Portafolios

Cuestionarios

Presentaciones

Debates

Prueba escrita

Diario de clase

Prueba oral

Dramatizaciones

Registros

Trabajos

Role playing

Escala de observación

Tertulias

Exposiciones

Proporcionar calculadora y entrenar en su uso para resolver problemas en los exámenes, procurando evaluar sus destrezas en cálculo en otros ejercicios específicos.