Training on learning disabilities

for parents and teachers.

New strategies and methodologies

and ICT contribution.

2015-1-ES01-KA201-015806

Go Back

EN LA METODOLOGÍA Y ACTIVIDADES

ORIENTACIONES GENERALES PARA AYUDARLES A APRENDER MEJOR EN CLASE:

  • Establece contacto visual con frecuencia.
  • Usa oraciones cortas, claras y sencillas para dirigirte a ellos.
  • Ayúdales a centrarse: presenta los conceptos clave antes de dar la explicación completa de los contenidos que vas a desarrollar.
  • Enfatiza la información más importante conforme avanzas en las explicaciones.
  • Usa códigos de color para entrenarlos en el subrayado.
  • Anímales a formarse imágenes mentales y visualizar lo que estás explicando o en lo que están trabajando.
  • Introduce la representación o role play o cualquier estrategia kinestésica de representación de la información, conceptos o ideas.
  • Promueve su participación activa, hazle preguntas con frecuencia que le ayuden a mantenerse atento a la información verbal oral.
  • No esperes ni les pidas respuestas rápidas cuando les formulas preguntas. Dales tiempo para responder o establece con ellos otras formas de responder de manera demorada.

ORIENTACIONES PARA AYUDARLES A QUE REALICEN MEJOR LAS TAREAS ESCRITAS

  • Simplifica las instrucciones, dirígete directamente al alumno con TDAH y pídele que se las repita a sí mismo antes de llevarlas a cabo o mientras lo hace.
  • Dales instrucciones específicas, concretas, por escrito y con apoyo visual siempre que sea posible, para cada los diferentes tipos de ejercicios, actividades, deberes, etc.
  • Combina actividades monótonas con otras motivadoras y activas.
  • Pídeles que te muestren los ejercicios mientras los están haciendo: evita el uso de la corrección “todo o nada” y facilita la evaluación procesual.
  • Permite que siempre que sea posible elijan temas, áreas, actividades que conecten con sus intereses personales y sean así más motivadoras.
  • Reduce su impulsividad cognitiva enseñándoles cómo revisar y usar la corrección progresiva de sus errores.
  • Siempre es más importante centrarse en la calidad y autonomía del alumno para realizar su trabajo que en la cantidad.
  • Recuerda que el alumnado con TDAH siempre necesita más tiempo y más supervisión de lo esperado para su edad/nivel educativo.

SI UN NIÑO ES MÁS LENTO PODEMOS:

  • Evitar tareas innecesarias (ej. Copia de enunciados) que les fatigan y enlentecen aún más su ritmo de trabajo.
  • Fraccionar las tareas y entregar de una en una.
  • Hacerles conscientes el paso del tiempo (ej. Reloj con aguja de minutero; indicación verbal acordada con el niño, etc.).
  • Hacer un registro de la “marca” del niño/a y premiar SIEMPRE cuando la supere.
  • Cuidar las expresiones verbales “¡es que eres muy pesado!”; “¡madre mía, ¿todavía así?!
  • Ajustar nuestras expectativas para evitar transmitir al niño una sensación continua de fracaso, de “no llegar” al objetivo.
  • Evitar que tengan que terminar en casa lo que no han hecho en clase, teniendo en cuenta que : los padres no son maestros y no disponen de estrategias para trabajar con ellos; el niño/a está más cansado por la tarde, más distraído y más lento….; reforzamos lo contrario de lo que pretendemos “trabajar en casa no compensa no trabajar en clase”

SI UN NIÑO ES DESORGANIZADO PODEMOS:

  • Procurar ser metódico en la organización de aula: propuesta de actividades, metodología de trabajo, etc.
  • Entrenar en “procedimientos” como:
  1. Qué materiales necesita para cada área y/o ejercicio-tipo.
  2. Autoinstrucción sobre los pasos a seguir.
  3. Establecer rutinas que el ayuden a “ordenar” su tarea.
  • Asegurar tenga en la mesa SOLO lo que necesite para la tarea.
  • Evitar que borre continuamente dándole pautas concretas de los pasos a seguir, no esperar a que lo haga “a su manera”.
  • Asegurar que anota en la agenda lo que se le ha pedido que anote, convirtiéndolo en un objetivo de trabajo.

SI UN NIÑO ES INATENTO PODEMOS:

  • Establecer claves auditivas o visuales para retomar su atención.
  • Organizar las tareas en función de los momentos de mayor capacidad atencional.
  • Asegurar que nos está atendiendo antes de darle una instrucción.
  • Evitar dar varias instrucciones encadenadas.
  • Apoyar su trabajo con materiales manipulativos.
  • Usar medios digitales (ej. Pizarra digital) que le ayuden a centrar su atención y le proporcionen un soporte visual en el que apoyar las explicaciones verbales.
  • Proporcionar una breve explicación individual después de la explicación al grupo-clase, asegurando que el niño ha “escuchado y comprendido”.
  • Mantener la pauta de refuerzo a lo largo de la realización de la tarea, sin esperar al final: “premiar” cuando observamos que “ha escuchado”, “ha atendido”, “ha hecho muy bien lo que tenía que hacer”.

SI UN NIÑO SE FRUSTRA FÁCILMENTE PODEMOS:

  • ¡Anticiparnos a la jugada! Y proporcionar guía antes de que abandone.
  • Evitar corregir TODO A LA VEZ y TODO EL TIEMPO. Diseñar tareas para un solo objetivo y centrarnos en él (ej. Si trabajamos cálculo no trabajamos comprensión de problemas; si trabajamos caligrafía, no trabajamos expresión de conocimientos…)
  • Evitar las expresiones verbales negativas (¡otra vez!) o que impliquen valoraciones de todo/nada (¡esto está mal!). Y sustituirlas por expresiones positivas (¡tranquilo, mañana lo intentamos otra vez! ¡trata de hacer este ejercicio como en el modelo! ¡hazlo un poco más despacio y te saldrá mejor!)
  • Reforzar verbal, afectiva y socialmente sus aciertos (¡ahora sí que lo has conseguido! ¡estoy tan contenta que necesito un abrazo! ¡me gustaría aplaudir a todos los que han conseguido hacer esto bien!...)
  • Establecer límites claros en las expresiones de frustración y acordar sanciones previamente (ej. puedes quejarte, pero no puedes pegar a un compañero y si lo hace tendrás que…)

SI UN NIÑO/A EXPRESA SUS EMOCIONES DE FORMA INADECUADA Y/O IGNORA LAS DE LOS DEMÁS

  • Trabajar las emociones de forma explícita en el aula.
  • Destacar las cualidades de todos en el aula.
  • Explicar al niño cómo me/nos hace sentir cuando nos trata mal (ser un modelo de expresión emocional adecuada y hacerle consciente de lo que sentimos los demás)
  • Establecer momentos/espacios en los que pueda expresar lo que siente o cómo se siente (ej. Árbol quitapenas)
  • Expresar emociones positivas que refuercen su conducta (ej. “estoy orgullosa” “me has hecho muy feliz” “sé cuánto te ha costado hacer esto, pero quiero que sepas lo impresionada que estoy de ver que puedes hacerlo” “un 10 por ser como eres”)
  • Evitar la burla por parte del grupo cuando tienen conductas o expresan gustos propios de niños más pequeños y destacar todas sus destrezas y aptitudes positivas.